juanmanuelbuelvas.com

Disney rueda en el Caribe Colombiano

Al final de la jornada y disfrutando cómo cae el sol sobre la silueta de Barranquilla desde el balcón de mi apartamento, reflexiono sobre el día y puedo resumirlo, en una palabra, “Fe”. Y es que mirando hacia atrás, veo como hemos ido construyendo en la región los cimientos para aprovechar las nuevas condiciones de producción que nos ofrece esta nueva realidad mundial dominada por las plataformas de streaming.

Hace 8 años, tras producir dos películas el mismo año, ‘El Faro’ y ‘Crimen con Vista al Mar’, y sin poder hacer una tercera, internacional, que por falta de equipo y condiciones financieras, tuve que dejarla pasar, en ese momento se nos adelantó República Dominicana.

No perdí la Fe, entendida como ese creer posible lo que no existe, y emprendí el trabajo de hacer masa crítica humana y crear las condiciones ideales para promover un ecosistema audiovisual en la región Caribe que permitiera hacer rodajes como aquel que no pude realizar.

Ayer tuvimos una reunión con el Alcalde Jaime Pumarejo y su equipo de cultura y desarrollo económico, donde Juan Pablo y yo le dimos la noticia del rodaje, y la inversión de más de 4 millones de dólares que trae la serie para el país. Jaime se bajó su tapabocas y nos sorprendió con otra muy bien pensada acción...

Así me propuse desde la gerencia de Telecaribe, impulsar la producción regional y la formación desde la experiencia de profesionales en distintos campos de los oficios necesarios para producir audiovisuales.

Conseguí, como productor ejecutivo, promover el talento local y hacer: ficción para niños, animación para niños y jóvenes, concursos, realities, programas deportivos, comedias de situación y series de ficción y, activar con trabajo a más de 40 productoras y 400 profesionales que pudieron afianzar su proceso de formación con la experiencia.

Una exitosa y muy gratificante labor fue la de haber producido más de 60 contenidos de alta calidad, entre ellos, 10 series de ficción, como la premiada ‘Déjala Morir’, la internacional ‘Breicok’ y ‘La Invencible Estercita Forero’. Estas últimas dos rodadas en las mismas fechas con personal local en la ciudad de Barranquilla, demostración clara de la evolución del talento regional y de que el ecosistema podía encarar nuevos retos.

Hace dos años, en el último salón del autor audiovisual presencial, a María Fernanda Morales, directora de la Cinemateca del Caribe, se le ocurrió invitar al productor Argentino Juan Pablo Buscarini, del cual yo había visto una película maravillosa ‘Un Cuento Chino’.

A Juan de inmediato lo invité a ver lo que por primera vez hacíamos en la ciudad, rodar dos series al mismo tiempo, una de época, ‘Estercita’ y una contemporánea, ‘Breicok’. Su reacción después de acompañarme fue mostrarme un proyecto que tenían aprobado y que estaban buscado donde producir.

Se nos dió la oportunidad y empezamos a trabajar para poder hacer posible ese rodaje de serie que originalmente sucede en República Dominicana pero rodada en nuestro Caribe Colombiano.

Tras trabajar durante dos meses con talento local, hicimos la propuesta y a Juan Pablo le aprobaron rodar en nuestra región la serie ‘El Grito de las Mariposas’, producida por Pampa Films y Gloriamundi para la nueva plataforma de Disney, Star +.

Ayer tuvimos una reunión con el Alcalde Jaime Pumarejo y su equipo de cultura y desarrollo económico, donde Juan Pablo y yo le dimos la noticia del rodaje, y la inversión de más de 4 millones de dólares que trae la serie para el país.

Jaime se bajó su tapabocas y nos sorprendió con otra muy bien pensada acción, la creación de una zona franca donde tendremos espacio para producir contenidos audiovisuales para el exterior, que junto a la experiencia de los rodajes de estos años, al talento capacitado en ellos, a la nueva ley que regresa el 35% de la inversión a los productores extranjeros, la diversidad étnica y de locaciones de nuestro Caribe y las condiciones de rodaje en el país, todas ellas proyectarán a Barranquilla como epicentro de la producción internacional en América latina.

De regreso en mi balcón y ahora con un whisky en la mano, las luces de la ciudad cambiaron el panorama, ya es de noche y recuerdo las palabras de un amigo ex sacerdote que, hace muchos años en un bache emocional, me dijo que yo era un hombre de Fe. Hoy veo dibujada en la nocturna silueta de Barranquilla esa palabra, y siento el impulso de seguir soñando y de contar con amigos para poder hacer realidad lo que no existe.